Biblioteca de la Visión

 

 

 

 

 

 

Degeneración Macular Asociada a la Edad


CIBA VISION no ofrece actualmente ningún tratamiento para la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).

La degeneración macular asociada a la edad, también llamada DMAE, es la causa más común de pérdida irreversible de visión en personas mayores de 60 años. Se estima que 2.5 millones de personas en países desarrollados sufren pérdida de visión debido a esta patología y que se diagnostican aproximadamente 200,000 nuevos casos cada año.

La mácula es una pequeña área de la retina, que está situada en el centro de esta membrana sensible a la luz en la parte posterior del ojo. Los rayos de luz reflejados por los objetos que miramos se enfocan en la retina, para luego convertirse en impulsos eléctricos que se transmiten a su vez al cerebro. La mácula es responsable de proporcionar una visión frontal nítida necesaria para realizar tareas como leer, conducir vehículos y reconocer las caras de otras personas.

Los efectos de esta enfermedad pueden ir desde una pérdida leve de la visión hasta la pérdida total de visión central. Es decir, se conserva una visión periférica normal puesto que, a excepción de la mácula, el resto de la retina no ha resultado dañada por la enfermedad.

El noventa por ciento de los casos de DMAE pertenecen a la forma seca o atrófica. La evolución de la DMAE es lenta; se caracteriza por una pérdida de tejido macular y, por lo general, sólo causa una pérdida leve de visión. A menudo, el síntoma principal es tan sólo tener una visión borrosa al leer.

La segunda forma de la DMAE se llama exudativa o húmeda, debido al crecimiento anormal de nuevos vasos sanguíneos bajo la mácula, donde se producen exudados y, por último, se forma una gran mancha que provoca la ceguera en la visión central. Esta variedad de la enfermedad supone una mayor amenaza para la visión que la DMAE seca.

La degeneración macular es más común en personas mayores de 65 años, aunque se han registrado casos en personas mucho más jóvenes, entre los cuarenta y cincuenta años de edad. Además de la visión borrosa y poco nítida, otro síntoma de esta enfermedad es la apariencia torcida con la que se perciben las líneas rectas (como los postes telefónicos o los lados de los edificios) y la zona oscura o vacía que aparece en la zona central de la visión.

Astigmatismo

Si tiene visión distorsionada o borrosa de los objetos a cualquier distancia - tanto de cerca como de lejos – podría tener astigmatismo. A pesar de que su visión sea bastante nítida, sí padece dolores de cabeza (cefaleas), fatiga, entrecierra los ojos a causa de la luz, presenta irritación o molestias en los ojos, puede indicarnos un grado leve de astigmatismo. Un examen ocular completo, que incluya pruebas para comprobar tanto la visión de cerca y de lejos como la nitidez, puede determinar la presencia de astigmatismo.

El astigmatismo no es una enfermedad y no quiere decir que su “visión sea defectuosa”. Simplemente es un indicador de que los rayos de luz que entran al ojo no enfocan en la retina.

¿Cómo se diagnostica?
El astigmatismo se diagnostica a través de un examen ocular completo. Si el grado de astigmatismo es leve y no existe miopía o hipermetropía, no será necesario utilizar lentes correctores. Sí el grado de astigmatismo es lo suficientemente elevado como para causar fatiga ocular, cefaleas o distorsión de la visión, se le recomendarán anteojos y/o lentes de contacto para que la visión sea clara  y confortable.

¿Cómo se trata?

Su Especialista de la Salud Visual le recomendará que utilice ayudas ópticas que corrijan la visión, como lentes de contacto y/o anteojos, para ayudar al ojo a dirigir la luz de una manera más eficaz.

Los lentes blandos para corregir el astigmatismo se llaman lentes tóricos y poseen diferentes elementos en la graduación (esfera, cilindro y eje). CIBA VISION ofrece lentes tóricos para la corrección del astigmatismo: Focus® Toric, AIR OPTIX™ FOR ASTIGMATISM

Su Especialista de la Salud Visual realizará pruebas precisas durante su examen ocular para determinar qué tipo de lentes debe recomendarle.

¿Cómo se origina el astigmatismo?

Generalmente el astigmatismo aparece cuando la parte anterior del ojo, llamada córnea, tiene una curvatura irregular. Normalmente, la córnea presenta la misma curvatura en todas direcciones y la luz que penetra en la córnea enfoca en un mismo punto.  En el astigmatismo, la superficie anterior de la córnea tiene una mayor curvatura en una dirección que en la otra. Al ser la forma de la córnea más parecida a una pelota de fútbol americano o rugby que a una pelota de baloncesto, la luz que llega a la superficie de mayor curvatura se enfoca antes que la luz que penetra en el ojo a través de la superficie menos curva. Así, la luz se enfoca con nitidez en un plano, mientras que en el otro es borrosa, de forma que sólo es posible enfocar una parte de la imagen a la vez.

Esta anomalía puede causar una visión muy similar a lo que sería mirarse en un espejo distorsionado o deformado. La distorsión se produce debido a la incapacidad del ojo para enfocar los rayos luminosos en un punto.

¿Cómo afecta el astigmatismo a la visión?

La córnea transparente está situada en la parte anterior del ojo y permite que la luz entre en el globo ocular. La córnea realiza aproximadamente el 80 % del trabajo de refracción necesario para lograr una visión clara o nítida, desviando los rayos de luz hacia un mismo punto. El cristalino, situada detrás de la córnea, completa la refracción iniciada por la córnea de modo que la luz converge en un punto concreto situado en la retina, conocido como fóvea. Si la luz no se enfoca hacia ese punto preciso en la fóvea, la imagen que alcanza la retina no puede ser transmitida claramente al cerebro.

En la mayoría de los casos, el astigmatismo se debe a que la córnea tiene diferentes curvaturas en su superficie. Los rayos de luz que entran en el ojo no enfocan en un solo punto, sino que forman dos puntos de enfoque, provocando una visión borrosa a cualquier distancia.

¿Por qué razón las córneas pueden tener formas diferentes?

No todas las córneas tienen una curvatura perfecta, al igual que rara vez todos los dientes están alineados a la perfección. El grado de variación será el que determine si la persona necesita o no utilizar algún tipo de ayuda óptica para corregir la visión. Si la curvatura de la superficie de la córnea presenta un alto grado de variación, la refracción de la luz puede verse afectada hasta el punto en que resulte necesario utilizar lentes de corrección para conseguir un mejor enfoque de los rayos de luz.

Se desconoce la razón exacta por la que existen diferencias en la forma de la córnea, sin embargo  se sabe que la tendencia a desarrollar astigmatismo es hereditaria. Por esta razón, algunas personas tienen mayor predisposición a desarrollar astigmatismo que otras.

¿Qué personas tienen astigmatismo?

El astigmatismo es muy común. Algunos especialistas piensan que casi todo el mundo tiene cierto grado de astigmatismo, con frecuencia congénito, que puede permanecer invariable a lo largo de toda la vida.

Es interesante que tanto los padres como las personas que trabajan con niños sepan que el astigmatismo puede ser causa de fracaso escolar y, sin embargo, muchas veces no llega a detectarse durante el examen visual habitual que se realiza en las escuelas.

¿Es posible que el astigmatismo empeore?
El astigmatismo puede aumentar lentamente. El cuidado regular de los ojos puede ayudar a mantener una buena visión.

¿Cómo afectará el astigmatismo a mi estilo de vida?

En caso de que no las esté utilizando ya, deberá usar lentes de contacto y/o anteojos. Con excepción de esto, probablemente el astigmatismo no altere de forma significativa su estilo de vida en lo más mínimo.

Cataratas

Una catarata es cuando el lente natural del ojo, llamado cristalino, pierde su transparencia, oscureciéndose o nublándose, esto impide que la luz pase a través de él y logre enfocar adecuadamente en la retina, situada en la parte posterior del ojo; lo que resulta en una pérdida de la visión. Una catarata no es una película que crece sobre la superficie del ojo.

Deficiencia Corneal de Oxígeno

Una buena visión requiere de una córnea sana y que trabaje apropiadamente, para lo cual la córnea necesita un alto nivel de oxígeno. Cuando la córnea no recibe suficiente oxígeno, ocurre una deficiencia de oxígeno (hipoxia) y el ojo puede presentar estrés.

Una de las principales causas de deficiencia corneal de oxígeno es usando lentes de contacto blandos con baja transmisibilidad de oxígeno. El lente de contacto actúa como una barrera entre el ojo y el oxígeno que el ojo necesita. La deficiencia corneal de oxígeno es un factor que contribuye en muchas respuestas corneales adversas.

La deficiencia corneal de oxígeno puede reducirse cambiando a usar lentes de contacto que contienen materiales que permiten mayor paso de oxígeno al ojo. Lentes de contacto “respirables”, los cuales se hacen con materiales que permiten que grandes cantidades de oxígeno pasen a través de ellos y alcancen el ojo, estos están diseñados para disminuir la deficiencia corneal de oxígeno. Los lentes de contacto O2OPTIX™ y Focus®  NIGHT & DAY™ están hechos con un revolucionario material de hidrogel de silicona que permite muchos más paso de oxígeno comparado con los lentes de contacto blandos tradicionales.

Visión Doble

Si ve dos imágenes simultáneamente de cualquier objeto que esté observando, puede que sufra una afección conocida como visión doble, también llamada diplopía. Con frecuencia se confunden entre sí erróneamente la visión doble y la visión borrosa, pero en realidad son distintas. Cuando se padece de visión borrosa, solo hay una imagen y esta es borrosa. Cuando se padece visión doble se perciben dos imágenes a la vez, lo que por supuesto crea confusión en la persona que tiene este problema.

Ojos Secos, Ojos irritados

Si tiene sensación de picazón en los ojos o siente escozor, puede estar experimentando los síntomas habituales de lo que llamamos “ojo seco”. Otros síntomas son la sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo o cualquier tipo de molestia o incomodidad puede ser señal de ojo seco.

CIBA VISION dispone de productos para el tratamiento de los ojos secos o de cualquier síntoma similar.

El método más frecuente de tratamiento es el uso de lágrimas artificiales o sustitutos de las lágrimas naturales, tales como AQuify®, gotas humectantes y lubricantes de CIBA VISION.

Para mantener bajo control los síntomas de sequedad ocular, la colaboración con su Especialista de la Salud Visual es indispensable. Siga sus indicaciones atentamente. Si la sequedad o el enrojecimiento aumentan y el tratamiento que le recetaron no logra aliviar los síntomas, comuníqueselo a su médico lo antes posible.

Alergias oculares

Los tipos más comunes de alergias oculares son la conjuntivitis alérgica estacional y la perenne (que dura todo el año). La más común y la que se manifiesta en la mayoría de los casos de conjuntivitis alérgica es la conjuntivitis alérgica estacional (o conjuntivitis de la fiebre del heno).

Como su nombre indica, está relacionada con ciertas clases de polen que se liberan en la atmósfera en determinadas estaciones. Por lo general, los síntomas incluyen ojos enrojecidos, llorosos y picor. Además, las personas que se ven afectadas por la fiebre del heno y otras alergias estacionales presentan síntomas a nivel de la nariz y la garganta.

Si utiliza lentes de contacto y padece sequedad ocular o picor en los ojos, consulte con su Especialista de la Salud Visual sobre Focus® DAILIES®. Incluso si no padece alergias, puede que sus ojos se irriten y se enrojezcan si el polen se deposita en sus lentes de contacto. Las lentes desechables de uso diario le permiten tirar los lentes de contacto antes de que se produzca una acumulación de los agentes irritantes que se encuentran en el aire.

Hipermetropía

Si es capaz de ver claramente los objetos situados a lo lejos, pero le cuesta enfocar los objetos situados a corta distancia, es posible que tenga hipermetropía.

La hipermetropía obliga a los ojos a ejercer un esfuerzo superior al normal para ver de cerca. Después de observar los objetos cercanos durante un tiempo prolongado, es posible que su visión se nuble y aparezcan dolores de cabeza y cansancio ocular. Los niños hipermétropes pueden tener dificultades para leer.

La hipermetropía no es una enfermedad, ni significa que sus ojos sean defectuosos, simplemente indica que sus ojos presentan una variación en la forma del globo ocular. El grado de variación determina si va a necesitar o no ayudas ópticas para corregir la visión.

¿Cuáles son las causas de la hipermetropía?
La hipermetropía se manifiesta generalmente porque el globo ocular es demasiado corto, es decir, la distancia entre la parte anterior y la posterior es menor de lo normal. En algunos casos, la hipermetropía puede estar causada también por una menor curvatura de la córnea.

No se conocen las razones exactas por las cuales la forma del globo ocular presenta estas variaciones, pero la tendencia a la hipermetropía es hereditaria. También puede haber otros factores implicados, pero su influencia es menor que en el caso del factor hereditario.

¿Cómo afecta la hipermetropía a la visión?
Nuestra capacidad de “ver” empieza cuando la luz entra en el ojo a través de la córnea. La forma de la córnea, del cristalino y del globo ocular ayudan a desviar (refractar) los rayos luminosos de modo que la luz converge o se une en un punto preciso de la retina.

Si el globo ocular es demasiado corto, tal y como ocurre con la hipermetropía, la luz converge en una zona situada detrás de la retina, en lugar de enfocar sobre la zona correcta de la retina (fóvea). Por consiguiente, en el lugar de la retina donde debería enfocar la luz, nos encontramos con una zona de difusión. Como la luz no enfoca en la retina, la visión es borrosa.

Los lentes convexos se recetan para aumentar la desviación (refracción) de los rayos de luz de manera que puedan juntar (enfocar)  en un solo punto en la retina.

¿Qué personas se ven afectadas por la hipermetropía?
Muchas personas presentan algún grado de hipermetropía, aunque sólo representa un problema en caso de  limitar la capacidad de ver correctamente o si provoca cefaleas o cansancio ocular.

¿Cómo se diagnostica?
La hipermetropía rara vez se diagnostica en las pruebas de visión que se realizan en las escuelas, puesto que en estos casos se suele evaluar tan sólo la capacidad de ver objetos de lejos. Para diagnosticar la hipermetropía es necesario realizar un examen ocular completo para evaluar tanto la visión de cerca como de lejos.

¿Cómo se trata la hipermetropía?

Se recomiendan normalmente lentes convexos (anteojos y/o lentes de contacto). Éstos desvían en mayor medida los rayos de luz de manera que logran juntar la luz en un solo punto en la retina.

Para determinar el mejor método de tratamiento, su especialista de la salud visual le preguntará acerca de su estilo de vida, profesión, actividades diurnas y estado general de salud. Por ejemplo, es posible que le pregunte si en su día a día necesita ver de cerca. Para garantizar que sus lentes le proporcionan una visión nítida y un bienestar general, debe colaborar con su especialista de la salud visual y contestar de forma sincera a las preguntas.

Un examen visual completo en el plazo recomendado permitirá diagnosticar y tratar los pequeños cambios en la visión de forma que ésta siga siendo lo más clara y cómoda posible.

¿Cómo afectará la hipermetropía a mi estilo de vida?
Si le recetan anteojos y/o lentes de contacto, puede que necesite unos días para adaptarse a ellos. Después de este período de adaptación, lo más probable es que la hipermetropía no afecte de forma significativa a su estilo de vida.

Glaucoma

El glaucoma puede dañar su visión gradualmente sin que se dé cuenta de ello, y sin embargo el glaucoma es una enfermedad grave que puede acarrear una pérdida importante de visión. La mejor manera de mantener bajo control esta enfermedad es mediante un examen visual periódico. El glaucoma afecta generalmente a personas de más de 50 años, pero, es recomendable que todo el mundo a lo largo de su vida adulta acuda a una revisión oftalmológica al menos cada dos años.

Miopía

Si es capaz de ver los objetos cercanos sin problemas pero le cuesta trabajo leer letreros a lo lejos, como las señales de tráfico o distinguir la letra del pizarrón en la escuela, es posible que tenga miopía.

El término miopía procede de una palabra griega que significa “ojos cerrados”. El uso de la palabra “miopía” puede haberse originado a raíz de uno de sus principales indicios: entrecerrar los ojos para ser ver claramente los objetos lejanos.

La miopía no es una enfermedad, ni significa que sus ojos sean defectuosos, simplemente indica que hay una variación en la forma de sus ojos. El grado de variación determina si va a necesitar o no ayudas visuales para corregir la visión.

¿Cuáles son las causas de la miopía?
La miopía se manifiesta generalmente porque el globo ocular es más grande (largo) de lo normal y tiene una forma más redondeada. Otra causa menos habitual de miopía es que la córnea, la membrana transparente situada en la superficie frontal del ojo, presenta una mayor curvatura. Existen ciertos indicios de que la miopía podría originarse debido a la necesidad de forzar la vista de cerca (trabajo, etc.).

¿Cómo afecta la miopía a la visión?
Nuestra capacidad de “ver” empieza cuando la luz entra en el ojo a través de la córnea. La forma de la córnea, del cristalino y del globo ocular ayudan a desviar (refractar) los rayos de luz, de modo que la luz se junta o enfoca en un punto preciso de la retina.

Por el contrario, en caso de miopía, los rayos de luz que llegan al ojo desde un punto lejano se juntan en un punto situado delante de la retina. Al enfocar la luz por delante de la retina, esta luz se cruza y sigue viajando, de tal modo que al llegar a la retina llega desenfocada, formado un círculo de difusión y por supuesto una imagen borrosa.

¿Qué personas se ven afectadas por la miopía?
La miopía se desarrolla normalmente entre los ocho y los doce años de edad. Como los ojos siguen creciendo durante la niñez, la miopía casi siempre se manifiesta antes de los 20 años. A menudo, el grado de miopía aumenta a medida que el cuerpo se va desarrollando rápidamente, y después se estabiliza en la edad adulta. Durante los años de rápido crecimiento, pueden ser necesarios cambios frecuentes en la graduación para garantizar una visión clara.

¿Cómo se diagnostica la miopía?
La miopía se sospecha a menudo cuando un profesor nota que un niño entrecierra los ojos para ver el pizarrón o durante una revisión visual habitual. Mediante un examen ocular se podrá evaluar el grado del problema.

Una revisión completa de la vista detectará la miopía. Deberían seguir realizándose reVISIONes periódicas después de que se haya descubierto la miopía para poder determinar si la graduación ha variado y si es necesario cambiar la receta de los anteojos o lentes de contacto. Los exámenes visuales también sirven para garantizar que las actividades diarias no se verán afectadas por la miopía.

¿Cómo se trata la miopía?
Se recomiendan lentes cóncavos correctores para ayudar a enfocar la luz con mayor precisión en la retina y formar así una imagen nítida.

Dependiendo del grado de miopía, puede ser necesario usar anteojos y/o lentes de contacto en todo momento para que la visión sea clara.

¿Cómo afectará la miopía a mi estilo de vida?
Si le recetan anteojos o lentes de contacto, puede que necesite unos días para adaptarse a ellos. Después de este período de adaptación, lo más probable es que la miopía no afecte de forma significativa a su estilo de vida. No obstante, las personas que presenten una miopía más severa pueden verse limitadas en algunos casos a la hora de escoger una profesión a causa de su miopía.

Miopía infantil
Los niños en edad escolar pueden tener problemas de visión, tanto leves como graves. Cuando se sospecha que existe un problema, es importante que el niño o la niña acuda a una revisión visual para determinar la naturaleza del problema y descartar la existencia de enfermedades graves de la vista. Si los problemas de visión se tratan adecuadamente, el niño o la niña gozará de una buena visión.

Para ayudar al niño a enfrentar la miopía:

  • Evite hablar de los ojos del niño como si fuesen defectuosos; por el contrario, explíquele al niño que sus ojos sólo desvían la luz de forma diferente y que los lentes correctores son necesarios para poder enfocar los rayos de luz.
  • Recurra a ilustraciones y explicaciones sencillas para ayudar al niño a comprender cómo un globo ocular que tiene una forma diferente puede ser la causa de la miopía.
  • Considere los lentes de contacto como una posible opción.
  • No limite las actividades del niño debido a su miopía.
  • Incluya al niño en las conversaciones sobre su problema de visión.
  • Anime al niño a expresar las preocupaciones que siente sobre cómo adaptarse a una visión que cambia tan rápidamente.

Presbicie: visión borrosa cercana, que se presenta alrededor de los 40 años de edad

La mayoría de nosotros nos damos cuenta por primera vez que tenemos un problema en la vista si al sostener un el libro cerca de los ojos  las palabras aparecen borrosas y al alejarlo las palabras vuelven a verse con nitidez; lo especialistas de la visión lo llaman presbicie, nombre derivado del griego que significa “ojo viejo”. Otros síntomas habituales son la fatiga ocular o las cefaleas al realizar actividades que requieren concentrar la vista, como coser, tejer o pintar. Como la presbicia se asocia con la edad, la noticia de padecerla se recibe a menudo con una queja de insatisfacción, ya que parece inevitable el uso de lentes bifocales, progresivos o de lectura. Hasta hace poco, no había más alternativas, sin embargo, hoy en día los lentes de contacto blandos Focus® Progressives de de CIBA VISION  pueden proporcionar a las personas con presbicie una visión nítida y cómoda, a cualquier distancia y sin las molestias(saltos de visión y distorsiones).

¿Cuáles son las causas de la aparición de la presbicie?
A medida que envejecemos, los tejidos del cuerpo pierden normalmente su elasticidad. Cuando la piel envejece, pierde elasticidad y aparecen las arrugas. De forma similar, a medida que los lentes de nuestros ojos, llamados cristalinos, pierden parte de su elasticidad, pierden también la capacidad de enfocar a diferentes distancias. Esta pérdida sucede de forma gradual. Mucho tiempo antes de darnos cuenta que nos cuesta ver de cerca, los cristalinos de nuestros ojos han empezado a perder su capacidad de cambiar de forma para poder enfocar los rayos de luz. Sólo cuando la pérdida de elasticidad limita nuestra visión de manera evidente nos damos cuenta de que se ha producido el cambio.

¿Cómo afecta la pérdida de elasticidad a la visión?
Nuestra capacidad de “ver” empieza cuando la luz entra en el ojo a través de la córnea. La forma de la córnea, del cristalino y del globo ocular ayudan a desviar (refractar) los rayos luminosos de modo que la luz converge o se junta en un punto en la retina.

El cristalino juega un papel importantísimo a la hora de enfocar la luz en la retina. Cuando somos jóvenes, el cristalino es flexible. Por acción de los pequeños músculos ciliares, el cristalino cambia de forma (este ajuste se denomina acomodación), tanto para ver objetos cercanos como distantes, aumentando o disminuyendo su curvatura para poder enfocar los rayos de luz. A medida que envejecemos, el cristalino se hace más rígido, por lo que se hace más difícil que cambie de forma. Poder enfocar los objetos cercanos no sólo se vuelve más complicado, al ojo también le resulta más difícil acomodarse rápidamente a repentinos cambios de enfoque entre objetos que se encuentran a corta y a larga distancia.

¿Cuándo sucede esto?
La flexibilidad del cristalino comienza a disminuir en la juventud. La edad a la que se detecta la presbicie por primera vez suele variar, aunque generalmente comienza de cerca de los 40 años de edad. La presbicie afecta a todo el mundo y no se conoce ningún método para prevenirla.

¿Cómo se diagnostica este problema?
Para diagnosticar la presbicie, deben describirse de forma exacta y meticulosa los síntomas, así como acudir a una revisión ocular completa, que incluya una prueba que evalúe la calidad de su visión de cerca.

¿Cómo se trata la presbicie?

Habitualmente, los especialistas de la Salud Visual recomiendan lentes progresivos o de lectura para ayudar al ojo a ver bien durante las actividades que requieren una visión de cerca. No obstante, los lentes de contacto blandos, como Focus® Progressives de CIBA VISION, son cada vez más populares puesto que constituyen una nueva e interesante alternativa para las personas con presbicie.

¿Qué tipo de lentes puede ser el mejor para mí?

Su especialista puede formularle varias preguntas encaminadas a determinar la mejor opción de tratamiento, entre otras, que describa su estilo de vida o sus actividades diarias. A partir de esta información, su especialista de la salud visual podrá recomendarle la solución que mejor se adapte a sus necesidades.

Una vez que mi visión está corregida para la presbicie, ¿necesitaré cambiar frecuentemente de lentes?
La presbicie es un cambio gradual de visión que sucede a lo largo de varios años, por lo que deberá comprobar periódicamente su graduación. Es recomendable realizarse reVISIONes con su especialista de la visión, sin esperar a que el cambio de graduación empiece a causarle molestias.

Puntos y moscas volantes

¿Ve en algunas ocasiones pequeñas manchas o delgadas líneas que pasan a través de su campo de visión? En ese caso, cuando intenta mirarlos, ¿parece que se van desplazando rápidamente hasta desaparecer? Entonces está viendo lo que los especialistas de la visión llaman puntos o moscas volantes.

Mientras que casi todo el mundo ve unos pocos puntos alguna que otra vez, pueden producirse más a menudo y hacerse más perceptibles a medida que envejecemos. Si percibe un cambio repentino en el número o el tamaño de los puntos, debería ponerse en contacto con su especialista de inmediato, para poder descartar algún problema más grave.

¿Qué son los puntos o moscas volantes?
Los puntos son pequeñas manchas o partículas nubladas o semitransparentes dentro del ojo que se hacen perceptibles cuando se sitúan dentro de la línea de visión. También pueden aparecer con destellos de luz.

¿Cuáles son las causas que los originan?
La parte interior de su ojo está compuesta de un líquido claro similar a la gelatina conocido como humor vítreo. A veces las pequeñas manchas de proteína u otro tipo de compuesto quedan atrapadas durante la formación del ojo antes de nacer y permanecen en el cuerpo vítreo del ojo; como consecuencia de ello se forman los puntos.

Los destellos de luz que pueden ser el resultado de una contracción del cuerpo vítreo gelatinoso que jala la retina. Esta acción de jalar la retina estimula las células receptoras de la misma, haciendo que se perciban destellos de luz.

¿Pueden estos puntos causar ceguera?
La mayoría de los puntos son normales y rara vez causan ceguera. Sin embargo, los puntos pueden indicar la existencia de problemas más graves. Si percibe un cambio en el número y tamaño de los puntos, deberá someterse a un examen completo de la vista para determinar la causa.

En raras ocasiones, el desprendimiento del vítreo puede causar pequeños desgarros o agujeros en la retina. La parte dañada de la retina, por consiguiente, no funciona correctamente y como consecuencia se produce un punto ciego o borroso en la visión. Si no se tratan, los desgarros o agujeros de la retina pueden empeorar y provocar una pérdida grave de la visión si se produce un desprendimiento de retina.

¿Cómo se diagnostican los puntos?
En una revisión completa de la vista, su especialista de la visión examinará sus ojos con instrumentos especiales que permiten valorar la salud del interior de sus ojos y observar los puntos.

A menudo, se aplican primero unas gotas  en los ojos para agrandar sus pupilas (dilatación) para tener así una mejor visión del interior de sus ojos. Estos procedimientos proporcionan a su especialista la información que necesita para detectar los puntos.

¿Cómo se tratan los puntos?
Mientras los destellos y las moscas volantes, generalmente, no son graves ni requieren tratamiento, pueden ser síntomas o indicios de que se ha producido un desprendimiento del vítreo o de la retina. En cualquiera de los dos casos, puede ser necesario recurrir a un tratamiento con láser o una intervención quirúrgica, para así poder conservar su visión. Si nota un aumento repentino o cambio en el número y tipo de puntos o moscas volantes, póngase en contacto con su especialista de la visión de inmediato.

No. de autorización: 083300201C3352